Una vez conformamos este soberbio tándem. Tras  un ajuste y optimización en el domicilio de nuestro anfitrión , el grado de satisfacción del mismo no se ha hecho esperar.

Sonido de gran clase.

Objetivo cumplido