Un album de fácil escucha pero no por ello dotado de una calidad artística fuera de toda duda.

Técnicamente es fantástico. La voz del vocalista de Los Ángeles se manifiesta pletórica y repleta de matices.

Esta grabación ha conseguido respetar intactos los contrastes dinámicos y el timbre de los instrumentos, todo ello combinado con una escena sonora muy amplia y estructurada.

Pondrá a prueba como debe de sonar un buen equipo de música.