La satisfación, por parte de nuestro anfitrión, ante el trabajo bien realizado nos colma de alegría.

Reproducimos el mensaje recibido:

“Llevo desde las 8 de la mañana embobado. Que belleza. Te comento un poco por encima, la parte vocal es una auténtica delicia, toda la zona media/alta es una pasada. Muy contento”.