Configurar un conjunto entorno a “la etapa” siempre constituye un pleno al diez.

En este caso, nuestro anfitrión depositó su confianza en este magnífico tandem de McIntosh.

La optimización y puesta a punto, dentro de su entorno doméstico, nos  resultó especialmente grato debido a la gran amabilidad de su afortunado propietario.

Un placer, una vez más, conseguir esta estupenda sintonía con todo el entorno.