No cabe duda que nuestro anfitrión se postula como un ferviente seguidor de McIntosh.    

Nos confiesa que después de largos años de afición y haber tenido numerosas configuraciones nunca, como ahora,  ha disfrutado tanto de la música.