Nuestro anfitrión es un amante y conocedor de la música en estado puro.

Su sabia elección no podía ser otra: McIntosh por bandera.